3 min de lectura

6 factores que impiden tu aprendizaje del inglés

Ekaterina, fundadora de Element, una innovadora empresa dedicada a la formación lingüística y comunicacional para expertos en tecnología, nos brinda consejos para enfrentar los miedos irracionales en el aprendizaje de idiomas.

Ekaterina, fundadora de Element

Aprender inglés siendo adulto abre un abanico de posibilidades, desde enriquecer tus viajes hasta ampliar tus horizontes laborales. Sin embargo, existen desafíos comunes que suelen ralentizar el progreso de los estudiantes. En este artículo, te presentamos estos obstáculos junto con consejos prácticos que harán tu experiencia de aprendizaje más gratificante.

6 desafíos habituales en el aprendizaje del inglés

1. El miedo a equivocarse

Un desafío común al aprender inglés, o cualquier otro idioma, es el miedo a cometer errores. Muchos estudiantes temen hacer el ridículo o parecer incompetentes al hablar inglés y esto puede paralizarlos. Recordemos que equivocarse es esencial en el proceso de aprendizaje. Reconocer y aceptar los errores te acerca a la fluidez; después de todo, incluso los hablantes nativos se equivocan de vez en cuando.

Consejo: Busca un profesor que comprenda tus objetivos personales y los retos específicos del aprendizaje. En Element, utilizamos técnicas de Neurolenguaje para ayudar a nuestros estudiantes a superar barreras previas y avanzar significativamente. 

2. La falta de regularidad

La consistencia es clave cuando se trata de aprender un idioma. Muchos adultos inician con entusiasmo que disminuye al no ver resultados instantáneos. Las responsabilidades cotidianas pueden interponerse en tu ruta de aprendizaje.

Consejo: Establece un horario de estudio diario que puedas seguir, aunque sea solo de 15 minutos. La metodología de Neurolenguaje facilita la creación de objetivos realistas y proporciona una guía clara para organizar tu tiempo de estudio eficazmente.

3. No tienes suficiente exposición

El aprendizaje de un idioma es como armar un rompecabezas: mientras más piezas (palabras y frases) reúnas, más completa será la imagen. Para lograr fluidez en el inglés, es esencial que te sumerjas completamente en el idioma. Confiar solamente en libros de texto o clases esporádicas no es suficiente.

Consejo: Sumérgete en el idioma viendo películas, series, programas de televisión, documentales, escuchando podcasts y música, y leyendo libros, periódicos y sitios web en inglés.

4. Falta de motivación

Aprender un idioma requiere persistencia y la falta de motivación puede ser un gran impedimento. Sin un motivo o interés genuino por aprender inglés, puede ser fácil perder el enfoque.

Consejo: Identifica tu motivo para aprender inglés. Ya sea para viajar, crecer profesionalmente, conectarte con personas de otras culturas, o como hobby. Si te cuesta descubrir qué te motiva, un coach de Neurolenguaje podría ayudarte a descifrarlo para lograr mantener tu compromiso y dedicación a largo plazo.

5. Comparaciones desfavorables

Compararte constantemente con otros estudiantes, especialmente aquellos que avanzan más rápido, es contraproducente. Recuerda que cada proceso de aprendizaje es único y compararte puede conducir a la frustración, autocrítica y sensación de insuficiencia, lo que podría desmotivarte.

Consejo: Enfócate en tu avance y celebra tus propios logros. El aprendizaje es sobre tu crecimiento personal, no sobre competir con otros. Contar con un profesor puede facilitar proceso.

6. Descuido de la práctica oral

Algunos estudiantes se concentran tanto en la lectura y la escritura que pasan por alto la práctica oral. Lograr la fluidez implica más que entender el idioma; también debes ser capaz de expresarte verbalmente.

Consejo: Incorpora conversaciones regulares en tu rutina diaria, ya sea en el trabajo, mientras viajas o en tus clases de inglés. Incluso una sesión semanal con un profesor puede impulsar notablemente tu habilidad oral.

Conclusión

Aprender inglés, como cualquier otro idioma, representa un viaje lleno de desafíos y satisfacciones. Acepta los errores, mantén la regularidad, sumérgete en el idioma, descubre qué te motiva, concéntrate en tu progreso y practica el habla constantemente.

Con dedicación y paciencia, ¡el inglés abrirá ante ti un universo de oportunidades!

Publicaciones relacionadas